29 Jun
2012
Posteado en: El agua y el medio ambiente, El agua y tu economía
Por    Comentarios desactivados en ¡Vienen por el agua!

¡Vienen por el agua!

Alejandro Agostinelli es un escritor especializado en ufología, fantasías extraterrestres y enigmas. Le hicimos unas preguntas y quedó esta entrevista.

¿Cómo surgió la idea de hacer el sitio dios.com.ar?

Antes que la idea del sitio te cuento como surgió el dominio. Una tarde, en el verano de 1996, visitaba a mi amigo Guillermo Roncoroni, uno de los primeros proveedores de Internet que hubo en la Argentina, a las oficinas de su empresa, New Age Technologies. Por entonces rumiábamos un portal dedicado a misterios paranormales, científicos, culturales y religiosos. De los varios nombres que pensamos quedó “Mitos del milenio”.

Como faltaba poco para el final del milenio, yo sentía que nos iba a quedar corto, que tenía fecha de vencimiento. Pero a Guillermo le gustaba. Para mí el nombre de un portal sobre esos temas tenía que aspirar a más, no ser más ambicioso, sino más abarcador. “Algo como Dios!”, le dije. Bueno, a Guillermo la religión no le interesaba tanto como a mí y la idea de “Dios!” no le gustó. Le pedí que me ayudara a registrar dios a mi nombre, pero al principio no fue dios.com.ar, sino dios.com. No tuve suerte: increíblemente, hacía pocos meses un empresario español, que resultó ser un tipo encantador, Eduardo Alonso, había registrado dios.com. Entonces me resigné a registrar el dominio de un dios más restringido y maradoniano, www.dios.com.ar

Años después, con Eduardo, estuvimos por asociarnos para lanzar un portal religioso. Él llegó a invitarme a su terruño, Asturias, para hablar del proyecto, que llevé casi cocinado. Por desgracia él tuvo problemas de salud y la idea nunca se concretó. Entonces trabajé el concepto de dios que me interesaba, que era el de las experiencias, los fenómenos y los misterios extraordinarios, el dios como interjección, el dios asombrado. Lo armamos con un amigo músico, diseñador y programador, Miguel Lara, que interpretó la idea enseguida. Pero el entusiasmo, y el tiempo dedicado a un proyecto que no consideró la rentabilidad ni siquiera como una posibilidad, duró dos años. O sea, el material que encontrás en dios.com.ar se generó entre 2002 y 2004. Y el sitio quedó ahí, boyando en el ciberespacio, como testimonio de una época y quizá como fuente útil, de hecho desde mis blogs suelo linkear a contenidos disponibles en dios.com.ar. No te voy a negar algo: cada vez que necesito plata pienso “¡Lo tengo que poner en venta!”. Tener a dios en venta supone una pesada responsabilidad.

¿El discurso ecológico de hoy ocupa el lugar vacante de la divulgación científica de los años ochentas?

Quizá parcialmente. Para reflexionar sobre el asunto desde la cancha que conozco mejor, que es la de los medios gráficos, pensemos que entre los años 80 y los 90 la ecología ya ocupaba unas cuantas páginas en diarios progresistas, como Página/12, que tenía un suplemento verde, y en las revistas de divulgación. Las revistas estaban en una categoría que sus editores llamaban “aventura del conocimiento”. Eran una mezcla de ciencia, tecnología y fantasía, no necesariamente en ese orden. ¡Ja! Por otra parte, acordate que el ecologismo, el ambientalismo como forma de militancia política, se afianzó durante aquellos años, expresándose en la proliferación de partidos verdes como mutaciones bastardas o blandas de la izquierda.

Un caso emblemático fue el de Daniel Cohn-Bendit, que de líder de la revuelta del Mayo Francés en 1968 se transformó en el primer europarlamentario verde, a mediados de los 90. Desde entonces, en varios países, el ecologismo no paró de crecer. El mismo movimiento, que en Francia aún lidera Cohn-Bendit, alcanzó en 2009 casi la misma cantidad de votos que el Partido Socialista francés.

Sí, a grandes rasgos, la divulgación de la ciencia de moda en los 80 ahora continúa, en parte, como discurso ecológico. Tampoco es ajeno a controversias como las que enfrentaban la ciencia y pseudociencia. Hoy el ecocentrismo radical, que a veces protagonizan acciones tan efectistas como objetables, responden al asedio de biólogos o científicos sociales que los descalifican por su escaso apego a la ciencia. El discurso ecologista de los que denuncian el calentamiento global tampoco es un discurso único, también tiene sus detractores.

¿Qué ideas te dispara la relación agua y extraterrestres?

Me acuerdo de un discurso que dio el año pasado el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, a propósito del Día Internacional del Agua. En cierto momento dijo que América es el continente con mayores reservas de agua dulce del planeta; después elevó la apuesta y agregó que en realidad era la mayor reserva del Sistema Solar, habida cuenta de que en Marte “sólo recogieron un vaporcito de agua”. Pero no se detuvo ahí, fue más lejos, de pronto especuló con que, a lo mejor, alguna vez llegaron a Marte el capitalismo y el imperialismo y limpiaron las reservas. Como entre su gente alguno se empezó a reír, Chávez se puso serio y dijo “ojo, cuidado, miren que hoy aquí, ya, en la Tierra, donde hubo hace cientos de años grandes bosques, ahora hay desiertos, un proceso de desertización que pone en riesgo la vida sobre el planeta en el mediano plazo”.

¿Por qué relaciono esto de Chávez con los extraterrestres? Bueno, su hipótesis, la de los marcianos despojados del agua por el capitalismo, parece bastante loca. Pero es parte de una tradición conspirativa de la izquierda. Y no solamente de la izquierda, si recordemos cuando Elisa Carrió, envuelta en su rosario, gritaba: “¡Vienen por el agua!”. Esas ideas no aparecen por generación espontánea, hay una acumulación de creencias depositadas en el acervo de lugares comunes de la cultura popular, y que obviamente nada tienen que ver con la posibilidad que existan reservas subterráneas de agua en el Planeta Rojo, algo que está casi confirmado.

La idea de Chávez sobre una eventual intrusión imperialista en Marte recuerda a una tesis que introdujo en la izquierda argentina y mundial Homero Cristalli, mejor conocido como J. Posadas, fundador en 1947 Partido Obrero Revolucionario Trotskista-Posadista (POR-t). En los 60, Posadas dijo que la tecnología desarrollada por eventuales extraterrestres para llegar a la Tierra solo pudo haber sido alcanzada con una organización social semejante al socialismo. El capitalismo, por lo tanto, representaba el escepticismo, o las fuerzas que negaban ambas opciones, la vía socialista y el salir al universo a expandir la revolución. ¿Por qué uno el ideario de Chávez con el de Posadas? Gracias a Carlos León Cristalli, o “Joel Horacio”, el hijo de Posadas. Por años ha sido asesor del presidente Chávez. León, máximo dirigente de la Cuarta Internacional Posadista, también lidera el Círculo Bolivariano Argentino y es corresponsal del semanario chavista “Temas”. ¿Casualidad? A lo mejor, pero si lo digo es porque a mí no me parece tan casual.

¿Creés en la posibilidad de un futuro diluvio universal?

Son tantos los fines del mundo que han imaginado los escritores de ciencia ficción, los realizadores de cine, los líderes de grupos apocalípticos, los autores de best sellers evangélicos, son tantas y tan entreveradas las catástrofes posibles, que la menos verosímil es la que requiere de la abundancia de un bien cada vez más escaso. ¿La verdad? No sé si soltarán la bomba, si caerá un asteroide o si chocarán los planetas. Sólo espero que, si no hay modo de atajarlo, nos coja bautizados, aseados y con todo nuestro saber metido en un satélite en órbita, para que alguien más, si llegase a haber alguien más, saque provecho de la experiencia humana. Me parece que la docencia posmortem es el mejor destino deseable para las especies que fueron incapaces de sobrevivir a su autodestrucción.

*Alejadron Agostinellifue redactor de revistas como Conozca Más, Misterios, Enciclopedia Popular Magazine y Gente, y de los diarios La prensa y Página/12. Impulso la Fundación CAIRP y escribió y asesoró a la revista El Ojo Escéptico. También fue productor de televisión en Canal 9 y América TV. En Editorial Perfil se desempeñó como secretario de redacción de revistas de divulgación científica como Descubrir y NEO y fue editor de una docena de colecciones de infomagazines para la revista Noticias. Últimamente ha colaborado en las revistas Pensar, publicada por el Center For Inquiry Argentina (CFI / Argentina), El Escéptico y Newsweek. En la web, creó el sitio Dios! (2002-2004) y del blog Magia crítica. Crónicas y meditaciones en la sociedad de las creencias ilimitadas (2009-2010). Es autor de Invasores. Historias reales de extraterrestres en la Argentina (Sudamericana, 2009). Desde 2004 administra dos foros virtuales, Chismedia, integrada por periodistas, y Foro de dios! Escribe en la www.factorelblog.com/el-autor, la columna Ciencia Bruja en Yahoo!Argentina y Yahoo! español, y asesora a SnapTv en documentales históricos y científicos. También produjo el ciclo de documentales sobre las profecías de 2012 y los profetas con Snap para NatGeo.

En la actualidad administra el blog http://factorelblog.com/