25 Oct
2012
Posteado en: El agua y el arte
Por    Comentarios desactivados en El arte de la niebla

El arte de la niebla

Chorros de vapor verticales caen en cascada para formar una capa que se estira con música electro-acústica de fondo. Así fue el espectáculo que preparó en Tokio Fujiko Nakaya, una artista japonesa que ha inventado “la escultura de vapor”. “Creo una escena para dejar que en ella la naturaleza se exprese. Soy una escultora de vapor, pero no intento modelarlo. La atmósfera es el molde, el viento, el buril”, explica la creadora. En 1970, Fujiko Nakaya ya fue la sensación en la Exposición Universal de Osaka vistiendo una pabellón entero con un inmenso velo de niebla que tomaba diversas formas según la luz. La obra provocó reacciones inesperadas: Los bomberos llegaron y los responsables del anfiteatro vecino estaban furiosos porque sus sillones estaban húmedos. Las herramientas artísticas son vaporizadores de agua potable a alta presión que pulverizan gotas microscópicas, que a su vez se transforman en fina bruma. Para realizar su obra, Nakaya controla las entradas de agua, varía la orientación de los conductos, utiliza ventiladores para acelerar el movimiento o luces que calientan la atmósfera y generan corrientes verticales de niebla. “Hay muchas maneras de controlar el vapor, pero a mí me gusta enfrentar la materia viva con la que siempre debo luchar”, afirma Nakaya. Si las esculturas de hielo son muy conocidas y en la década del 60 se empezó a usar el agua en el montado de obras, ahora, gracias a esta artista japonesa, ya no queda ningún estado sin experiencia creativa.