2 Ene
2013
Posteado en: El agua y el deporte
Por    Comentarios desactivados en El agua como gimnasio

El agua como gimnasio

Ya con los romanos y griegos antiguos, se conocían los efectos terapéuticos del agua. El agua, uno de los cinco elementos, era considerada sanadora y noble. Tanto en el mundo antiguo como en la modernidad, existieron todo tipo de terapias basadas en agua. Pero recién en la década del ochenta, con la ayuda de las primeras televisaciones de las clases de gimnasia femenina y la apertura a la sociedad de gimnasios de todo tipo, los ejercicios sumergidos aparecieron como un opción serializada, no sólo para atletas que se recuperaban de una lesión o pacientes de kineseología avanzada.

En 1984, la famosa actriz italiana, Eleonora Vallone, sufrió un accidente automovilístico que afectó su carrera, sobre todo porque los doctores que la atendieron le dijeron que debía guardar un “reposo absoluto”. Pero Vallone inventó unos 2000 ejercicios a realizarse en el agua. Muchas de las nadadoras que la vieron rehabilitándose en la pileta se interesaron. Así nació la célebre escuela para profesores de esta práctica en Roma. Jane Fonda fue la figura clave a la hora de atraer al gran público ya que los incorporó en su pionero programa de televisión y luego en sus muy exitosas grabaciones en VHS.