24 Sep
2013
Posteado en: El agua y tu economía
Por    Comentarios desactivados en El agua que rompe billeteras.

El agua que rompe billeteras.

 

 

Según cifras oficiales, cada habitante de la Ciudad de Buenos Aires  utiliza más de 550 litros del líquido en su vida diaria. El precio del metro cúbico, medida que se utiliza para medir los consumos de agua, actualmente según Agua y Saneamientos Argentinos S.A. (AySA), es de $ 2,56. Es decir, que el ciudadano porteño en promedio gasta no más de $1,40 por día en consumo de agua. Realmento no es un gasto significativo para nuestros bolsillos desde ése punto de vista. Los bajos costos se deben principalmente a la cercanía y a la abundancia de la fuente de donde se extrae este recurso: el Río de la Plata.

Pero ¿qué pasa con los artefactos o sistemas sanitarios por donde pasa el agua. Es aquí donde debemos hablar del concepto de “agua dura”  y cómo impacta en nuestro bolsillo. El agua dura es aquella que contiene una alta concentración de minerales en su composición, en particular sales de magnesio y de calcio. La acumulación de estos minerales produce lo que comunmente denominamos sarro.

¿Cómo nos afecta?

El Código Alimentario Argentino establece una dureza máxima de 400 miligramos de Carbonato de Calcio por litro de agua, para que el agua sea potable. Sin embargo, los problemas relacionados con el sarro ya se observan frente a valores muy inferiores al mencionado. El sarro genera grandes pérdidas económicas debido a que obstruye y deteriora cañerías, calderas, calefones, termotanques, lavarropas, lavavajillas, cafeteras, torres de refrigeración y cualquier otro sistema o electrodoméstico que utilice agua caliente. Asimismo mancha y dificulta la limpieza de Grifería, vajilla, utensilios, vidrios, ropa, bachas, piscinas, jacuzzis, cerámicas y bañeras entre otros.

¿Cuál es la solución? Concientizar sobre la importancia de la utilización de agua blanda. Hoy en día existen sistemas de ablandamiento que evitan estos inconvenientes, cuidando al mismo tiempo nuestro bolsillo. Si te interesa saber más sobre ablandadores, no dudes en consultar a tu  Experto en Agua®, podrías evitar grandes gastos y muchos dolores de cabeza.

 

Alejandro Raffo.

 

Fuentes:

  • Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
  • Organización Mundial de la Salud.
  • Universidad Tecnológica Nacional.
  • AySA.