10 Oct
2013
Posteado en: El agua y tu salud
Por    Comentarios desactivados en La hidratación de nuestros “Peques”.

La hidratación de nuestros “Peques”.

Muchas veces al observar a un bebé o a un niño  afirmamos “que flaquito esta”, o “ese nene esta desnutrido”. Sin embargo ¿nos preocupamos por saber si está bien hidratado?

001_small

Si tenemos en cuenta que nuestro cuerpo esta conformado principalmente por agua, debemos tener muy en cuenta que la hidratación es un aspecto fundamental para la vida de todo ser humano, y especialmente para la de los más pequeños. El cuerpo humano pierde agua constantemente a través de la orina, el sudor, la materia fecal y hasta la respiración. Los adultos somos concientes de esto y tratamos de ingerir dos o tres litros diarios, pero ¿sabemos cuánta agua necesitan los más pequeños?

Durante el embarazo, las mamás deben beber sus dos litros de agua diarios, más 300 mililitros para su bebé. Éste es un dato que las embarazadas deben tener muy en cuenta, especialmente porque durante el período de gestación la sensación de sed disminuye, sintiéndose la misma solo cuando ya ha comenzado el proceso de deshidratación.

Una vez nacido el bebé, estos hábitos no deben cambiar. Si bien los lactantes no necesitan ingerir agua directamente ya que la hidratación la logran a través de la leche, las madres necesitan estar muy bien hidratadas. Para que se produzca una buena calidad la leche, es necesario que la madre consuma abundante cantidad de agua, al menos 3 litros diarios. El 70% del peso corporal de un lactante es agua, mientras que en los adultos esa proporción es de un 50%. Al contener sus cuerpos una mayor proporción de agua,  necesitan tomar de un 10 a 15% de su peso en agua cada día. Si mantuviéramos esta proporción en los adultos, equivaldría a la ingesta de unos 10 litros de agua diarios.

 

Los bebés necesitan aproximadamente 700 ml de agua hasta el sexto mes de vida. Esta cantidad de agua la puede proveer la leche materna o artificial. Es por eso que los bebés necesitan tomar agua recién a partir del sexto mes de vida, dependiendo de la cantidad de leche que ingieran.

A partir del primer año de vida y hasta los tres,  los niños deberían tomar aproximadamente 1,3 litros de agua diarios. Esta cantidad se obtiene sumando el agua que proviene de los alimentos y la que los niños beben. Descontando el agua que se ingiere a través de una buena alimentación, un niño que se encuentra en este rango de edades debería beber aproximadamente, unos 0,9 litros de agua por día, lo que equivale al contenido de cuatro vasos.

Después de los tres años, el niño ya es capaz de expresar su necesidad de tomar agua, a través de la sed que siente. Es por eso que el consejo de los profesionales en esta etapa es no darle más agua de la requerida naturalmente. Eso sí, siempre hay que estar atentos y controlar que se hidrate adecuadamente, especialmente durante los días de altas temperaturas.

Por todo esto, es indispensable que tengamos plena seguridad de que nuestros más preciados seres en el mundo se hidraten, pero con  agua de buena calidad. ¿Sabés realmente cuál es la calidad del agua que toman tus hijos? No nos referimos solamente al agua que toman en casa, hay que tener en cuenta también el agua que ingieren en otros ámbitos como ser en los colegios y en los clubes. Realmente ¿es agua segura?  Ante cualquier inquietud, no dudes en consultar a Los Expertos en Agua ® que siempre tienen una solución a medida de tus necesidades.

 

Fuentes por: El Departamento del Ambiente, El Departamento del Agricultura, la Academia Americana de Pediatría (AAP), el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades.