10 Mar
2016
Posteado en: El agua y tu salud
Por    Comentarios desactivados en El agua del mar, una ayuda contra el sobrepeso

El agua del mar, una ayuda contra el sobrepeso

Hasta ahora, las recomendaciones de consumo de agua de mar microfiltrada en frío se han apoyado  en la necesidad de reponer minerales como el magnesio, potasio y calcio, que suelen ser escasos en nuestra alimentación.

Sin embargo, el departamento de Biotecnología de la Universidad de Daegu (Corea del Sur) ha encontrado una relación entre el consumo de agua de mar y la reducción de los niveles de glucosa en sangre, según se desprende del estudio ‘Anti-obesity and Antidiabetic Effects of Deep Sea Water on ob/ob Mice’, publicado en la revista ‘Marine Biotechnology’.

El Dr Hwang y su equipo de Departamento de Biotecnología de la Universidad de DaegAgua de Maru, investigaron en el estudio el uso del agua del mar en la lucha contra la obesidad y la diabetes. Su estudio demostró que, tras 84 días de consumo, una alimentación complementada con agua de mar ayudaba a reducir en un 7% el peso corporal y los niveles de glucosa en un 35%, al tiempo que daba lugar a una mayor tolerancia a la glucosa. El estudio concluyó que existe una acción multifactorial del agua de mar sobre el metabolismo de azúcares y grasas.

Es un complemento alimenticio, pero no debe sustuir a ningún alimento.

Aunque el estudio destaca los beneficios del agua de mar para mejorar la tolerancia a la glucosa, se aconseja a las personas diabéticas que consulten con su médico antes de tomarlo.

En los últimos años algunos nutricionistas han incorporado el consumo de agua de mar (microfiltrada en frío para que conserve sus propiedades) como complemento alimenticio. Según explica Juan Alberola, director farmaceútico deLaboratorios Quinton, el agua de mar consumida de este modo proporciona los elementos y oligoelementos orgánicos, en dosis balanceadas y adecuadas, imprescindibles para una correcta nutrición celular y desarrollo de un óptimo metabolismo.

En opinión de los expertos consultados, el agua de mar debe entenderse como un complemento alimenticio, nunca como sustituto de ningún alimento. Así, lo ideal es adquirirlo como un posible hábito saludable, que se una a la práctica regular de deporte, al consumo de verduras, legumbres y hortalizas, así como al consumo de agua mineral.