17 May
2016
Posteado en: Historias del agua
Por    Comentarios desactivados en ¡Atento Wilson! Como destilar agua de mar con una simple bolsa.

¡Atento Wilson! Como destilar agua de mar con una simple bolsa.

En una entrevista,  los dos españoles rescatados en Malasia han explicado cómo consiguieron sobrevivir e hidratarse tras permanecer diez días a la deriva. Además de alimentarse con peces voladores y moluscos adheridos en el fondo de la embarcación, se les ocurrió vaporizar el agua de mar por lo que habían visto en una película,  a través de una bolsa de plástico. Pero, ¿cómo se puede conseguir agua dulce con una bolsa en alta mar?

Como explican los sobrevivientes, el método que ellos usaron para destilar agua dulce consistió en recolectar agua del mar con una bolsa normal de plástico y cubriéndola, a su vez, con una bolsa impermeable de mayor tamaño. De esta forma se crea una atmósfera artificial en el interior de la bolsa exterior. Con el sol el agua del mar se evapora poco a poco y el agua que queda en las paredes de esta bolsa es completamente potable. Esto les permitió a los cuatro supervivientes, dos españoles, el ciudadano chino Tommy Lam y la malasia Armella Ali Hassan, turnarse para beber cada 10 o 15 minutos una pequeña cantidad del líquido elemento.

Este proceso de destilación se puede realizar también con dos recipientes, que se cubran con una bolsa de plástico grande. Siguiendo las siguientes instrucciones se puede conseguir agua 100 % potable:

 1º. Se coloca el agua sucia, o agua de mar en un recipiente externo de tamaño grande. En el centro se sitúa otro recipiente, un vaso pequeño, destinado a que se deposite allí el agua potable.

2º. Se coloca un plástico sobre el recipiente exterior, pegado alrededor con cinta adhesiva de forma que quede completamente sellado.

3º. Es recomendable colocar una moneda o piedra pequeña en el centro del plástico para que el mismo tenga un ángulo (declive) hacia el centro del vaso pequeño.

4º. Se deja el recipiente expuesto al sol por varias horas. El agua comenzará a evaporarse y se condensará contra el plástico transparente, convirtiéndose en pequeñas gotas que, por el ángulo formado con el peso de las monedas o piedras, se rodarán hacia el centro y precipitarán hacia el vaso.

Hay muchas películas de naufragios de las que los jóvenes españoles pudieron tomar la idea. Puntualmente no detallaron de cual se trata, pero lo importante de esta hazaña es que lograron sobrevivir gracias a un método muy pocas veces experimentado.